Paraíso Perdido

viernes, 14 de enero de 2011

Se enciende el tiempo entre las sábanas,
se quema el momento entre los enredos,
arde la esperanza entre los lamentos,
brilla el aire entre los silencios,
y se apaga el recuerdo entre los estruendos.

Sonríes frente al espejo recordando cada minuto,
te sientes estúpido, ajeno a todo aquello,
buscas la razón, buscas en tu corazón,
y ya no sabes qué sentir, no sabes dónde estás,
no sabes si fallaste, erraste, te equivocaste.

Tarde, sientes que es tarde para actuar,
que ya nada podrá ser como esperabas,
que los años pasan y la desesperanza te alcanza,
que te estancas entre esas sábanas que antes se encendían,
y lloras, entre la pared y la cama,
lloras como si no existiera mañana,
si fueras un simple espíritu sin  sueños.

Devenir, gran secreto oculto entre libros,
te preguntas acerca de tus próximos pasos,
navegas entre ríos de desconcierto,
te encierras entre las cuatro paredes,
las cuatro paredes del miedo.
el silencio,
la desconfianza,
la desazón.

Y lloras, entre la pared y la cama,
como si no existiera mañana.


D.B.

1 comentarios:

Andreu. dijo...

Joder que triste... pero me ha gustado mucho David! ;)