Réquiem por Esperanza.

miércoles, 18 de febrero de 2009


De noche, las doce.
No siento, no sufro
no derramo ni una lágrima más
no me arderá una punzada más
no me retorceré
sabiendo que de dolor me mataste


Mas hoy muerto yazgo
mi ser pervive
mi alma expiró hacia lo alto
agotada de sentir vacío
cansada de sufrir el lastre
que con tu amor me dejaste


Mas si no rimo,
si los versos no mido
atañedlo a mi alma ausente
a mi miedo naciente
en el verbo partir,
en los días sin tí


Y el calendario se para
las manecillas no avanzan
mientras una letanía lejana
repite aquella alabanza
de un pedazo de alma
que un día llevó tu nombre, Esperanza






D.B.

1 comentarios:

Hav dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.